00

La señal

Autor: Wm. Paul Young,Bradley Jersak

Editorial: Grupo Planeta - México

La señal

Disponibilidad: En existencia

$ 349

Envío gratis siempre. Conoce más.

Escucha de inmediato

en la app Kobo by Orbile

Descubre cómo escuchar tu audiolibro. Aquí.

Escucha un avance


Sinopsis

«Pude seguir adelante, “dejar todo en manos de Dios”, como dicen. Y cuando lo hice, las ventanas y las puertas se abrieron de par en par. La luz entró a raudales, una luz que ahuyentó al miedo y eliminó la ira. Lo solté, en verdad lo solté, y fui libre […] la elección fue mía. Podía elegir perdonar o no. Perdoné porque me habían perdonado. Y cuando perdoné llegó la liberación». —La señal Una crisis nerviosa. Un ataque de pánico en pleno sermón. ¿Quién diría que eso podía pasarle a él? Un hombre de fe tan respetado, tan seguro de sí mismo y de sus palabras. Han tenido que ingresarlo en un pabellón psiquiátrico junto a todos aquellos insensatos a los que alguna vez despreció: pecadores, hipócritas, imperfectos, enfermos… Entre ellos se encuentra Max, un paciente a quien le hará mucho daño, pero que terminará mostrándole que a veces Dios se comunica a través de las personas menos esperadas. Obligado a revisar su pasado y sus propios errores, el pastor deberá enfrentar la prueba más difícil si quiere encontrar el Amor y la Gracia, pero ¿será capaz de dejar ir el dolor?, ¿se dejará sanar? La señal explora el peligroso viaje de la voluntad humana a través de los parajes más oscuros de la desesperación y la derrota, para dejarse guiar por la esperanza y alcanzar la redención que solo se consigue al rendirse ante Dios y entregarse a su Amor.

Información adicional

SKU

9786070775598

Idioma

ESPAñOL

Duracion

02:47.29 Hrs

Formato

Audiolibro

Narrador

Victor Bedoya

Version

Completo

Compatible con los siguientes dispositivos:

Android

iOs

Sinopsis

«Pude seguir adelante, “dejar todo en manos de Dios”, como dicen. Y cuando lo hice, las ventanas y las puertas se abrieron de par en par. La luz entró a raudales, una luz que ahuyentó al miedo y eliminó la ira. Lo solté, en verdad lo solté, y fui libre […] la elección fue mía. Podía elegir perdonar o no. Perdoné porque me habían perdonado. Y cuando perdoné llegó la liberación». ... Ver más

Escribe tu propio comentario.